Inicio > Sociedad, Varios > A propósito de una mocha en Antofagasta

A propósito de una mocha en Antofagasta

08_8Mucha conmoción ha causado por estos días una fuerte pelea protagonizada por dos estudiantes de Antofagasta, subida a YouTube por sus compañeros. En el video se puede apreciar cómo los improvisados púgiles se trenzan en una gresca digna de los mejores cuadriláteros mundiales. En efecto, poco tienen que envidiarle a Mike Tyson, James Douglas, etc. Confieso que verla fue divertido.

Pero no fue así para la mayoría de lo que se conoce como “opinión pública” (término tan amplio como ambiguo).  De todas partes y de todos los sectores se escucharon voces  condenando el hecho y muchas opiniones mostraron una fuerte preocupación por las violencia “inusual” que se vive hoy en día en los colegios. Incluso, hubieron quienes culparon al Gobierno (??) de esta supuesta escalada de agresiones, que ha estado de moda desde hace algunos años y que el snobismo chileno comenzó a llamar como “bullying”, palabra que en español sería algo así como “matonaje”. El problema para esta sociedad es ahora nuevo.

Pero cualquier persona sabe que no es así. Cualquiera de nosotros puede dar fe de que estas peleas han estado siempre presentes en toda vida escolar. Y no sólo en las aulas, sino también en cualquier circunstancia de la vida, ya sea trabajo, barrio, etc. Por eso, la pregunta que cabe hacerse no es por qué están tan violentos los niños hoy, sino ¿por qué hoy eso nos preocupa?

La respuesta es simple: la tecnología hace de estas mochas -desde siempre tan cotidianas- ahora visibles a los ojos de todo el mundo. Arreglar las desaveniencias a golpes ha sido un deporte nacional y mundial, más sólo ahora se revela nítidamente a los ojos de todos y  claro, como pretendemos ser correctos e intachables, debemos primero sorprendernos, reprobarlos y luego buscar a los culpables que causan esta ignominia. No faltará el viejo despreocupado que lanzará la frase de oro infaltable en estas discusiones: “eso no pasaba antes”. ¡Que equivocado estás, old man!

Hoy los medios, la televisión e internet principalmente,  hacen visibles situaciones que antes eran ocultas. En esta época tenemos noticia de hechos aberrantes producidos a kilómetros de distancia, que alimentan nuestros miedos y nuestras preocupaciones. Sumen a eso la prensa facilista y mediocre, que para vender más, nos bombardea con crímenes, con  delitos, haciendo -por ejemplo- de Santiago la ciudad con más miedo a la delincuencia, siendo que la tasa de criminalidad es la más baja de todo el continente. La población penal en Chile en promedio es – a su vez- más alta que cualquier otra en Sudamérica. Todo causado por una falsa sensación de inseguridad que ahora, se trasladará a los colegios.

Más, no todo es culpa de los miedos. Hay situaciones reales de peligro, de amenaza, sobre todo en colegios marginales, en donde si el profesor termina vivo después de la prueba de matemáticas es porque tuvo suerte.  Pero son muchas menos de las que realmente pensamos que efectivamente suceden. Las peleas en los colegios siempre han existido y siempre existirán. No debería ser un tema del cual preocuparnos en concreto. Si queremos hacer algo realmente valioso referente al tema, comencemos por pensar en como darle educación de excelencia a los niños de escasos recursos, y no de un problema que es absolutamente satélite e irrelevante en la discusión pública.

c-ya

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: